El 12 de enero de 2021 el ayuntamiento de Barcelona tiró selectivamente varias torretas con antenas de radios comunitarias locales, desde actuaciones del Area de Urbanismo. Curiosamente, en la misma zona existen otras torres mucho más grandes y potentes pertenecientes a otros medios, a Abertis Telecom (empresa vinculada a la Generalitat de Cataluña) y a otros servicios municipales, que no han sufrido las iras y desmantelamientos de dicho departamento del ayuntamiento de Barcelona.

Para ADEART estas actuaciones, como otras emprendidas por la Generalitat de Cataluña, encierran en realidad un control y censura inaceptable contra los medios libres e independientes, bajo excusas absurdas de normativas y expedientes, realizados "a la carta" para darle un carácter de legalidad y disimular que nos encontramos ante CENSURA y PERSECUCIÓN POLÍTICA pura y dura.  Las irregularidades son escalofriantes y se han repetido durante años y décadas implicando a un buen grupo de funcionarios y cargos que han simulado cumplir normativas y expedientes sancionadores que eran realizados "a la carta" según órdenes e intereses de sus mandos políticos. Los medios perseguidos han sido sancionados constantemente, incautación de equipos, o desmantelamiento de antenas, humillados y señalados como "piratas" e "ilegales" y los medios afines o protegidos (haciendo exactamente lo mismo) han trabajado no tan solo libremente sino incluso con apoyo de instalaciones y subvenciones millonarias de dinero público.

Parodia para poner un poco de humor  https://www.youtube.com/watch?v=Yn0MWoxMkUI